Quien pobreza tién, de sus deudos es desdén, y el rico, de serlo, de todos es deudo.


Quien pobreza tién, de sus deudos es desdén, y el rico, de serlo, de todos es deudo.
Dice que en tanto los ricos tienden a ignorar a los parientes pobres, éstos, por contra, hacen piruetas por dar a conocer su parentesco con los ricos.

Diccionario de dichos y refranes. 2000.